Velas de Masaje Shunga

Si os gustan los masajes eróticos, o si es algo que nunca habéis probado, las velas de masaje son un producto ¡imprescindible! Además de crear un ambiente propicio para la intimidad con su luz tenue, invaden la estancia con su aroma, deleitando nuestro sentido del olfato, y son perfectas para sorprender a nuestra pareja con un masaje sensual

Vela de Masaje Shunga

Para quien nunca ha probado una vela de masaje, es importante saber que según se derrite, se va convirtiendo en un aromático aceite y una vez apagada, se debe esparcir dicho aceite por la zona que se va a masajear. No debemos preocuparnos con quemarnos, pues este aceite está templado (no es como la cera de una vela normal que puede estar demasiado caliente). Esa es otra característica destacable de las velas de masaje, el hecho de que el aceite esté tibio provoca un efecto más placentero en el cuerpo, pues no es lo mismo que usar un aceite frío ¡sobre todo en invierno!

En esta ocasión voy a hablaros concretamente de las velas de masaje de la marca Shunga, aunque existe una gran variedad de marcas de cosmética erótica que ofrecen multitud de alternativas en productos de este tipo, con fragancias maravillosas.

Shunga Erotic Art es una marca canadiense de referencia en este mercado, que ha recibido numerosos premios por su innovación y calidad. Su nombre, basado en la filosofía de que hacer el amor es un arte, no es otra cosa que un homenaje a las antiguas ilustraciones japonesas que representaban escenas eróticas y que son conocidas como “shungas”, diseños con los que además embellecen los envases de sus productos.

Dicha marca ofrece una selección de productos muy amplia: velas, aceites y cremas de masajes, polvos corporales comestibles, sales de baño, lubricantes, etc.

El aceite de la vela de masaje Shunga no quema

Las velas de masaje están disponibles en dos tamaños: uno mayor (170 ml.) y otro menor (30 ml.). También existen diferentes aromas como vainilla, chocolate, frutas exóticas, rosas, té verde o vino.

Cada vela viene en una bonita caja de lata con su tapa, lo que hace que no pierda intensidad su fragancia y la podamos guardar sin problema.

La que yo he probado es la grande de vainilla, que a mí me parece que huele genial, aunque eso depende un poco de las preferencias de cada uno. Es cuestión de gustos y ponerse de acuerdo a la hora de escoger (o en último caso arriesgarse y sorprender a la otra persona o echarlo a suertes): parejas a las que les atraigan más los aromas florales pueden decantarse por la vela de rosas o té verde; aquellas más golosas pueden probar con la de chocolate, vainilla o frutas exóticas; y la de vino para las más atrevidas, sobre todo, si ¡os encanta el vino!

El tamaño grande, aunque tiene un precio mayor, también da para muchos más usos con lo que sale más rentable. Si no sabes con certeza si te va a gustar el aroma elegido, puedes probar con una de tamaño pequeño primero. O si os gusta la variedad, para poder elegir lo que os apetezca dependiendo del día, podéis adquirir varias pequeñas con diferentes fragancias. El tamaño pequeño también es más indicado para viajar.

Ester Álvarez G.

Estas velas están hechas con aceites 100% naturales. Estos aceites dejan tu piel suave y sedosa y no obstruyen los poros.

La fragancia de la vela Shunga impregna por completo con su aroma toda la habitación, en apenas unos minutos. Y en tu cuerpo, incluso después de ducharte, la esencia aún perdura, lo que hace que rememores posteriormente el encuentro sexual.

Para usar el aceite simplemente hay que encenderla y esperar unos 10 ó 20 minutos a que se haya derretido una cantidad suficiente de líquido. A continuación, colocarlo en la palma de la mano y masajear el cuerpo de nuestro amante.

A mí, particularmente, las velas de masaje me parecen un complemento erótico maravilloso, capaz de marcar la diferencia entre un momento de intimidad bueno y uno… ¡extraordinario!

Si ya las has probado cuéntanos tu propia experiencia y si no ¡pruébalas y luego nos cuentas!

 

Si quieres realizar una compra y obtener un descuento del 5% ¡usa el cupón EA5!

Descuento no acumulable a otras ofertas que puedan estar activas.  Sólo es válido un cupón por compra.

 

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. Avatar

    Siempre he querido probar las velas de masaje. Y leyéndote mucho más. Me gusta mucho la idea de convertir el evento en algo extraordinario. Y que la esencia perdure después del baño. Creo que además, sirve para que en un futuro, al encender de nuevo una vela así, recordemos por el olor ese momento. A mí me pasa mucho esto cuando paso cerca de un perfume en específico.

    También creo que aunque no tan placentero, sin duda lo es y diferente, si las utilizamos con nosotros mismos. El automasaje y consentirse es primordial también.

    Besos, saludos y linda semana

    1. Avatar

      Totalmente de acuerdo, Ramón. Claro que sí! aunque no se tenga pareja se puede disfrutar de un automasaje sensual y crear un momento íntimo de autoerotismo con una vela de estas. Gracias por tu comentario. Saludos!

  2. Avatar

    ¡Uhmm! Un masaje con ese aceite aromático recién derretido… Esto…. te tengo que dejar que me acabas de recordad que tengo que hacer algo urgentemente…
    Besicos

Deja un comentario

Cerrar menú
×

Carrito