Travestismo entre soldados nazis

Que los hombres se vistan con ropas consideradas femeninas es una práctica llamada travestismo o Cross-Dressing, que se conoce en muchas culturas, pero que nunca imaginaríamos habitual en soldados de guerra.

triángulo rosa
Los homosexuales eran distinguidos en los campos de concentración por el triángulo rosa cosido a su ropa.

Todo el mundo sabe que la ideología nazi perseguía a los homosexuales porque los consideraban hombres débiles y afeminados, así como un peligro para la raza. Seguro que en alguna película habréis visto el característico triángulo rosa, símbolo que se les ponía en los campos de concentración a los que estaban allí acusados de homosexualidad. Además, eran los peor tratados en los campos y contra quienes se cometieron más abusos.

Por ello es difícil imaginar que algunos soldados alemanes se travistieran durante la Segunda Guerra Mundial y, más aún, que haya pruebas de esto. Pero, en efecto, existen fotografías de soldados del ejército del Tercer Reich con ropas y actitudes femeninas.

Martin Dammann, el coleccionista de fotos

El artista y fotógrafo berlinés Martin Dammann se dedicó durante años a recorrer el mundo en la búsqueda de álbumes de fotos de soldados en diferentes guerras y constató que a menudo existían imágenes de soldados vestidos de mujer. Sin embargo, llamó su atención que este tipo de fotos eran especialmente frecuentes en el ejército alemán durante la Segunda Guerra Mundial.

Tras estudiar miles de fotografías, llegó a reunir una colección de cientos de imágenes que mostraban soldados de la Wehrmacht con ropa femenina. De hecho, encontró tantas de travestismo entre los soldados nazis que decidió publicar un libro sobre ellas: “Soldier Studies. Cross-Dressing In Der Wehrmacht”.

Travestismo nazi

Video de DW Español

¿Travestismo en la Wehrmacht?

En las fotos de la colección de Dammann los soldados se muestran de forma íntima, junto a sus compañeros, en ropa interior, con falda y sujetador, con vestidos… También en algunos casos maquillados y con pelucas.

Se trata de imágenes en blanco y negro con escenas que contradicen totalmente la ideología nazi. En unas, los soldados parecen estar probándose prendas encontradas en los armarios de las aldeas invadidas; en otras, se muestran divirtiéndose en fiestas con otros compañeros, formando parte de algún espectáculo organizado por los soldados o coqueteando entre ellos; incluso, en alguna, el soldado travestido posa paradójicamente delante de una bandera con la esvástica nazi.

¿Por qué son tan populares este tipo de fotos en los álbumes alemanes de la Segunda Guerra Mundial?

Travestismo nazi
¿Juego o necesidad de escapar a la distancia de sus hogares?

Si sabemos que el ejército del Tercer Reich era un régimen que perseguía y asesinaba sin piedad a los homosexuales, ¿cómo se explican esas fotografías ante dicha moral homofóbica?

Las razones de Dammann para explicar el origen de estas imágenes tienen que ver con la tradición alemana del carnaval, pero también con las necesidades y anhelos de los soldados alemanes, que estuvieron durante mucho tiempo lejos de casa y estaban especialmente aislados. En su opinión, quizá era una necesidad de escape temporal.

Para Dammann, estos hombres parecen completamente abandonados al momento y a sus deseos, en un estado evidente de felicidad, sin importar la situación en que se tomaron cada una de las fotografías. Si se trataba de bromas simples o de algo más, es difícil de saber. Dependiendo de quién las mire verá sólo disfraces de carnaval, o una pequeña rebelión sobre las ideas nazis de masculinidad militar.

Travestismo nazi
Estos hombres parecen completamente abandonados al momento y a sus deseos, sin importarles la situación en que se tomaron cada una de las fotografías.

Se tiene muy poca información sobre la mayoría de las fotos y no se conoce la identidad de los soldados. Aunque muchos de estos hombres fueran heterosexuales, es probable que hubiera entre ellos homosexuales y transgénero que, según Dammann, se mostraban en las fotografías con una nitidez poco común.

Por su parte, el sociólogo Harald Welzer destaca en el epílogo del libro que a pesar de lo exóticas que puedan parecer estas imágenes, en realidad se trata de una expresión normal explícita de las emociones humanas existentes en cualquier momento de la historia, y que por más paradójicas que parezcan estas fotos, corroboran la normalidad de la situación.

Como última reflexión cabe plantearse el contraste entre las imágenes, que muestran un lado más humano y sentimental de estos soldados, incluso con ciertos tintes homoeróticos, frente al papel de masculinidad exaltada y aniquilación que tuvieron en el Holocausto.

 

 

 

 

 

 

 

Esta entrada tiene 3 comentarios

  1. Hola Ester!
    Sí que me sorprendió este artículo tuyo. Jamás pensé que esto sucediera en esos tiempos y tan abiertamente. Y más viendo cómo trataban a los homosexuales (hombres y mujeres.) Yo supe de esos triángulos relativamente hace poco y hoy investigando leo que el rosa y el negro se volvieron símbolos después del horror que vivieron esas personas. También, cómo el rosa que siempre se ha pensado más como femenino, se usara para denigrar es algo muy triste entre lo mucho muy despreciable que se hizo en esos días

    Al leerte, también pensaba, en las mujeres soldados y como de ellas no sabemos hasta ahora que se hayan travestido. Será que ellas no lo hacían? que es como ahora que las mujeres casi no lo hacen y si lo hacen es más aceptado? Y también pensaba, cómo se habrá elegido quién se vestiría y si será que el hombre (como género, no como ser humano) incluso en esos tiempos de muerte y desolación, requiera esa intimidad. Lo más sorprendente es que buscaran este escape o intimidad de esta manera. Imagino lo duro que era ser gay en esa época, y el miedo que vivieron aquellos soldados que lo eran y tenían que lastimar a otros por serlo también. Es como leía hace poco que un futbolista decía, decir que eres homosexual en el fútbol es casi imposible. Y en la guerra, era mucho peor. Qué irónico que practicaran el travestismo y que castigaran tan duro aquellos que lo hacían y que no formaban parte de ellos.

    Gracias por escribir y contarnos de este tema

  2. Gracias por tus interesantes aportaciones, como siempre Ramón.

    Sin duda es un tema complejo este. Imagino guerras pasadas como la que menciono en el artículo y si ya de por sí debe ser duro todo lo que vivieron estos soldados: matar, sobrevivir, ver morir a tus compañeros… Si le añadimos sentimientos encontrados en relación a su sexualidad o género, el miedo a ser descubiertos, fingir una masculinidad exaltada, castigar y torturar a otros por algo que tú mismo ocultas… Debieron ser historias de vida increíbles.

    1. Gracias a ti, por escribir y por tu respuesta. Sí que fueron vidas increíbles y con muchas dificultades como bien mencionas. Con el extra de que además de ser juzgados por ser diferentes como sigue pasando, ahí eran más reprimidos y muy castigados. Leía ayer sobre el Código 175 de Alemania y se me hizo tan triste y ver/pensar cuantas vidas se perdieron, cuantos sufrieron y cuanto dolor e injusticia vivieron estas personas. Es increíble cómo se endureció más esa ley en la WWII y más increíble que siguiera tantos años más vigente. También me sorprendió el que por primera vez y creo única en la historia, las mujeres no fueron el objetivo de esos actos tan lamentables, aunque por supuesto, también la sufrieron y se intentó aplicar a ellas también. Me pregunto si en próximos días o meses, tendremos más información sobre esas fotos y su significado porque me parece increíble que por el cómo se castigaba, no se hubieran destruido las fotos ni se hubiera castigado. Que bueno, por supuesto, que no paso eso y ahora podemos conocer esa parte que no se sabía

Deja un comentario

8 + 1 =

Cerrar menú
×

Carrito