Orgasmos oníricos: placer mientras dormimos

Si alguna vez te has despertado teniendo un orgasmo, o lo has experimentado mientras dormías, deberías leer este post de la psicóloga y sexóloga Ester Álvarez G. porque en él te explica en qué consiste este fenómeno tan placentero.

¿Alguna vez te has despertado justo cuando estabas teniendo un orgasmo? Tal vez no, pero déjame decirte que, en efecto, los orgasmos experimentados mientras dormimos existen. Sí, ¡puedo confirmarlo por experiencia propia!, aunque no todo el mundo tiene la suerte de disfrutarlos.

El cerebro y nuestra sexualidad están activos mientras dormimos.

Cuando dormimos, no sólo nuestro cerebro no descansa, sino que más bien todo lo contrario, es cuando más trabaja. En general todo nuestro organismo permanece activo y lleva a cabo importantes procesos que no se realizan durante la vigilia.

El cerebro y nuestra sexualidad están activos mientras dormimos. «Dream Catcher» cuadro de Vladimir Kush.

Que nuestro cerebro permanezca activo, significa que nuestro órgano sexual más potente sigue trabajando, por lo que es lógico que continuemos siendo seres sexuales también durante el sueño. Esto explica que en ocasiones tengamos sueños eróticos.

Además, mientras dormimos, en nuestros genitales se produce una intensa vasocongestión o aumento de la afluencia de sangre. El pene o el clítoris pueden ponerse en erección varias veces durante la noche (esto sucede incluso en bebés). Se trata de un proceso normal de nuestro organismo para regenerar los tejidos de dichos órganos y mantenerlos sanos.

¿Eres de las personas afortunadas que tienen orgasmos mientras duermen?

Como ya os adelantaba, este tipo de orgasmos inesperados y otro tipo de orgasmos sin estimulación genital, no le suceden a todo el mundo.

Puedes considerarlo un don, un regalo de la naturaleza o lo que quieras, pero si eres de las personas afortunadas, da las gracias por ello, pues este concretamente se trata de todo un privilegio onírico.

Quienes lo han vivido relatan que es algo que puede ocurrir por épocas, o suceder alguna vez en la vida y nunca más. En cualquier caso, no es algo voluntario por lo que no puede controlarse.

Algunas veces nos preguntamos si hemos tenido un orgasmo o lo hemos soñado. «Dreaming in colour» cuadro de Pino Daeni

Algunas mujeres llegan a preguntarse si han tenido un orgasmo realmente o lo han soñado. Para los hombres puede ser más fácil identificarlo, ya que si han eyaculado suelen despertarse bastante mojados.

En los chicos es bastante común que durante la pubertad comiencen a tener poluciones nocturnas, que no son otra cosa que eyaculaciones mientras duermen. En este caso, pueden no ir acompañadas de orgasmo y se trataría más bien de una simple respuesta fisiológica, moderada por altos niveles de testosterona.

¿Qué dicen los estudios?

No existen muchos estudios al respecto, pero hay algunos datos interesantes.

Alfred Kinsey, en sus investigaciones (1953) concluyó que, de entre las más de cinco mil de mujeres que había entrevistado, un 37% había experimentado, alguna vez en su vida, orgasmos durante el sueño.

Al parecer, la mayor parte de sueños húmedos en los hombres se dan durante la adolescencia. En las mujeres suele ser entre los 40 o 50 años.

Los orgasmos ocurren durante la fase REM del sueño.

Por otro lado, actualmente, se sabe que este suceso se produce durante la fase REM del sueño, momento en el que la sangre fluye con intensidad hacia nuestros genitales y que se producen nuestras ensoñaciones. Una posible explicación sería que el cerebro interprete el aumento del flujo sanguíneo en nuestras zonas íntimas como excitación sexual y eso desencadene la respuesta orgásmica.

Otro de los motivos es que mientras dormimos, nos relajamos más y existen menos mecanismos de inhibición que a menudo actúan inconscientemente cuando estamos despiertos. Podríamos decir que, durante el sueño, se eliminan barreras dando lugar a nuestras fantasías más profundas.

Por lo general, los orgasmos que se producen mientras dormimos van acompañados de sueños eróticos, aunque a menudo no los recordemos.

Además, existen investigaciones que han encontrado que este tipo de orgasmos son posibles en personas con lesiones en la médula espinal.

¿Qué relación tiene con la vida sexual? 

Estos sueños pueden ser respuesta a los estímulos eróticos que recibimos durante el día o a los periodos de falta de relaciones sexuales y de masturbación.

Muchas mujeres tienen dificultades para alcanzar el orgasmo durante la vigilia, sin embargo, curiosamente experimentan orgasmos durante el sueño. Estos orgasmos pueden ser incluso más intensos que los que alcanzan despiertas. Esto se relaciona con lo que hemos mencionado anteriormente sobre el autocontrol que nos reprime durante la vigilia y que se relaja cuando dormimos.

Por otra parte, hay quien opina que estos orgasmos pueden ser una respuesta a los estímulos eróticos que recibimos durante el día. Algunas personas lo relacionan con periodos de falta de relaciones sexuales y de masturbación.

Por cierto, este tipo de orgasmos nada tienen que ver con el trastorno del sueño conocido como sexomnia o sonambulismo sexual.

En cualquier caso, es un tema sobre el que casi no se habla y eso implica que algunas personas tengan dudas o sentimientos contradictorios asociados a este fenómeno. A veces puede suceder soñando que mantienes relaciones sexuales con otra persona que no es tu pareja, o alguien de tu mismo sexo y eso puede dar lugar a sentimientos de culpa. Sin embargo, estos sueños son totalmente inofensivos y habituales, por lo que no debe generarnos ningún malestar.

Podemos intentar entender estos orgasmos o podemos simplemente disfrutarlos y pensar que tal vez a Morfeo (el dios de los sueños según la mitología griega) le guste hacer travesuras de vez en cuando. ¿No os parece?

 

 

 

 

Esta entrada tiene 6 comentarios

  1. Avatar

    Estupendo post. Me encantó.
    Qué pena que nunca haya tenido este tipo de orgásmos.
    Afortunadas las mujeres que si.
    En fin, que se le va hacer.
    Lo dicho, buen artículo y gracias por compartir.
    Saludos

    1. Avatar

      Muchas gracias por leerme, Carla, y también por tu comentario. Me alegra saber que te ha gustado el artículo. 🙂

      Sobre los orgasmos… quién sabe! nunca es tarde! y en cualquier caso lo importante es disfrutarlos sean durmiendo o no 😉

      Saludos!

  2. Avatar

    Lo he experimentado y está muy bien, no para tirar cohetes pero es disfrutable. Y por cierto, soy chico y me ha pasado en épocas con y sin abundante sexo..

  3. Avatar

    Como dice Carla, me encantó. Y yo si he tenido la suerte de tener esos orgasmos. No sé si físicamente pero sí soñándolos y son deliciosos además de que verte y sentirte con otro cuerpo es muy agradable.

    También, como siempre la curiosidad después de leerte y pensando en lo que escribiste, me hizo buscar más. Tontamente nunca había pensado en que las mujeres también deberían tener esos sueños y orgasmos y erecciones. Una vez más, como dices poco sobre el tema respecto a las féminas y de nuevo, no se habla del tema. Así que busqué y encontré que sí las mujeres también tienen «erecciones» matutinas incluso un grupo le puso como nombre «morning bean» algo así como frijol matutino? Que la tumesencia clitorial nocturna es muy real y que incluso si como Carla no los han sentido, es muy probable que ya los haya tenido pues en la mujer es más común tener un orgasmo así que en los hombres y más por que segú leí, en las mujeres no solo el clitoris sino toda la vagina trabaja en las fases del sueño

    1. Avatar

      Como siempre, gracias por tus aportaciones y tu interés por ampliar información. No conocía esa expresión de «morning bean» 😀 En efecto, no sólo el clítoris tiene esas erecciones, sino que también en la vagina se producen contracciones similares a las del orgasmo durante el sueño. 😉

Deja un comentario

Cerrar menú
×

Carrito