Nuestros momentos de pasión

Hoy Amy LaBelle nos pone los dientes largos con este relato erótico: a veces es tan excitante recordar algún momento de pasión... ¡como vivirlo!

Me gustaba cuando llegábamos a tu casa tarde y sabía que podía quedarme a dormir sin prisas y sin obligaciones que cumplir al día siguiente.

Ilustración de Francisco José Asencio Ibáñez

Recuerdo llegar cansados, hartos de estar con gente querida pero deseando poder dedicarnos tiempo y follar sin más. Empezar a desnudarnos con ganas. Desatarte el cinturón y antes de quitarte nada más, tocarte la polla. Frotarte por encima del vaquero y notarla hinchada, ansiosa, dura. Besarnos, decirnos cosas bajito, susurrarnos cuánto deseo traíamos guardado y volvernos a besar. ¡Y quitarte el pantalón!  Bajarlo hasta los pies e impedirte andar para empujarte y haçerte sentar en el sofá de un golpe y entonces encontrarla erguida y desafiante, esperándome.

Quitarme las bragas y dejar que la humedad me fuera mojando toda mientras te la chupaba. Lamerte con hambre y sentir de repente ese orgasmo inesperado sin tenerte dentro aún.

Me gustaba que me besaras el escote. Que rebuscases mis pezones dentro del sujetador y me mordieras sin controlar con cuánta intensidad hacerlo. Y terminar de desnudarnos, sin saber si echarnos al suelo o pasarnos a la cama, pero abrir las piernas para tu boca en cualquiera de aquellos lugares y dejarte avanzar. Me gustaban tus dedos tanteando el punto exacto, mojándose de mi deseo, preparando mi clítoris para la punta de tu lengua que se relamía impaciente. Y sentir ese calor por todo la vagina que en su afan por agarrarte se rebelaba con espasmos pidiendo más. Me gustaban esos otros besos, los de comernos ya sin remedio, cuando nos atacábamos piel con piel. Cuando yo te suplicaba meterte en mi, loca de deseo, cuando no era capaz de entender por qué tardabas en follarme. Y hacerlo, y follar, y reírnos y follar, y gemir y follar y mirarte y follar. Me gustaba saber que me estabas follando, que eras tú, que era tu cuerpo, que era tu miembro. Y que yo era para ti, mi cuerpo, mis ojos, mi interior, mi pasión. Y casi acabar y volver a empezar. Y correrme una vez, habiéndome corrido antes en tu boca, y otra solo de chuparte; y volverlo a hacer al sentirte empujando mi vientre y querer correrme más y más.

Me gustaba dejarme hacer, dejarme querer, dejarme castigar, dejarme amar salvajemente y escucharte disfrutar soltando pequeños suspiros, jadeando exhausto, palmeando mi trasero con entusiasmo y anticipar tu embestida. Pero también dominar. Subirme a tus caderas y sentarme sobre ti a darte placer, a mover mi cuerpo para llevarte cerca del orgasmo. Y dejar que mis pechos te avasallasen, que los mordieses, que metieras los dedos en mi boca, que me mirases cabalgarte hasta que empezabas a querer mandar en tu deseo. Me gustaba tu olor, tu sudor mezclado con el mío, mi pelo enredado en tus manos, nuestro aroma a sexo potente compartido, la sed de después y los besos. Y vuelta tus dedos entre mis piernas y de nuevo mi orgasmo y tu placer.

Me gustaban nuestros momentos. Todos. Los primeros, los de conocernos poco, los polvos rápidos, los lentos y largos, los instantes a la intemperie, las caricias públicas que eran casi orgasmos. Y los besos. Tantos y tan buenos besos. Me gustaba nuestro arrebatador amor y aún me gusta. Y a veces, en algunas ocasiones me gusta casi más cerrar los ojos y recordarlo…

 

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

POLITICA DE PRIVACIDAD Y PROTECCIÓN DE DATOS

RESPONSABLE

DRAGONFLY SOLUCIONES SL – CIF B86994365

CONTACTO

Apartado de Correos 092 –  28224, Pozuelo de Alarcón (Madrid), España
Tel. 910133553 – Email: info@dragonflysoluciones.com

FINALIDADES

Gestión comentarios del blog

LEGITIMACION

Consentimiento expreso

CONSERVACIÓN

Hasta que el usuario exprese su derecho de supresión

DESTINATARIOS

No cedemos sus datos a terceros

TRANSFERENCIAS INTERNACIONALES

No realizamos transferencias internacionales de sus datos

PROCEDENCIA

El propio interesado

DERECHOS

Usted tiene derecho acceder a sus datos, rectificarlos, suprimirlos, limitar u oponerse a su tratamiento, a su portabilidad, a no ser objeto de decisiones automatizadas, a retirar su consentimiento y a presentar reclamaciones ante la Autoridad de Control (Agencia Española de Protección de Datos). 

Para poder comentar debes aceptar

Esta entrada tiene 3 comentarios

  1. Avatar
    Carla Mila

    Excitante!! Estas cosas mejor leerlas por las noches, que aquí en la oficina… Como no me vaya al servicio. No, es broma. Me encantó. Pasión, nunca puede faltar.
    Enhorabuena!

      1. Avatar
        Mónica

        A mí, como a Carla y a ustedes, me fascinó! No solo Amy siente pasión y deseo, también nos lo provoca a nosotras. Cada vez mejor y mejor. Yo ya sé que leer a Amy es ponerme Hot y morir de celos y deseo. Qué rico!

Deja una respuesta