Mira tu vulva

Le pregunté cómo era su vulva. Ella me respondió: “sé que desprende calor, es como si hubiera fuego ahí abajo… parece tan sonrosada, como si fuera un poco tímida… y su olor, ese perfume natural que desprende, es tan intenso y único… pero no soy capaz de observarla de frente, ver sus cambios con el tiempo, con la excitación… está tan escondida que se hace tan extraño y complicado mirarla…”.

Y yo le dije: “¡No tengas miedo coge un espejo y mira tu vulva!”. ¡Y os lo digo a todas! ¿Por qué? Pues porque no existe otra parte del cuerpo femenino con mayor tabú. ¿Os habéis preguntado por qué casi nunca se habla de vulvas? Seguro que habréis escuchado muy pocas veces usar la palabra “vulva”. ¿Pero qué es lo que tiene de malo que parece que siempre se ha tratado con tanto pudor y vergüenza?

Existe una gran incultura y muchos mitos alrededor de la vulva. A menudo se confunde con la vagina y pocas personas saben qué partes la componen: el monte de venus (que es esa especie de almohadilla que a partir de la pubertad se suele cubrir de pelo), los labios mayores y menores, el clítoris, el orificio de la uretra (por donde se orina) y la entrada de la vagina.

Pero ¿sabéis cómo es definida la vulva por la Real Academia Española?: “partes que rodean y constituyen la abertura externa de la vagina”. ¿Cómo la definirías tú? Yo desde luego no creo que sea por casualidad que esta definición de la RAE gire alrededor de la vagina, elemento genital femenino primordial de la cultura patriarcal. Una definición que se olvida de que en la vulva se encuentra el clítoris, un elemento mucho más importante en la sexualidad de la mujer que la vagina.

Cuando se habla de la vulva suele ser para desprestigiarla, que si consejos para mantener la higiene, para que tenga buen olor… Nunca he visto un artículo que diga cómo mantener tu pene limpio y oloroso, pero de esos que hablan de la importancia de la higiene de la vulva ya he visto unos cuantos. Parece como si hubiera que estar lavándosela continuamente y perfumándola.

Además, mientras al pene se le ha dado siempre un sentido de virilidad y de poder, a la vulva se la ignora. No se le dice a las niñas toma un espejito y mira tu vulva, observa cómo es, ni se enumeran sus partes con sus nombres. Las niñas crecen sin saber muy bien lo que tienen entre sus piernas, y a veces asociándolo con algo misterioso, o incluso sucio.

Los hombres pueden ver fácilmente su pene  y sus testículos, todo está a la vista. Desde pequeños crecen mirándose continuamente ahí abajo. También ven los cambios que se producen cuando están excitados, saben cómo responde esta zona de su cuerpo a la erección y al orgasmo, consiguen observar esto muy fácilmente.

Sin embargo, para ellas es más difícil… como mucho pueden ver las vulvas que aparecen en las películas porno. Éstas son prácticamente todas iguales, totalmente depiladas, con unos labios pequeños y bien perfilados. Nunca son vulvas como la que podría tener cualquier mujer: vulvas cotidianas, de mujeres que han parido, que pueden tener los labios menores sobresaliendo de los mayores, vulvas con sus labios mayores y el monte de venus cubiertos de vello, vulvas con clítoris grandes o pequeños, vulvas oscuras, claras, con distintos matices o tonos de piel, vulvas de mujeres de todas las edades…

Como podéis imaginar existe una enorme diversidad de vulvas. Para muestra os dejo este enlace del proyecto de Jamie McCartney, consistente en un muro de vulvas de yeso. Con su obra, compuesta de cuatrocientos moldes de yeso de vulvas de distintas mujeres, el escultor pretende cambiar la imagen sobre el cuerpo femenino a través del arte y combatir el hecho de que para muchas mujeres el aspecto de sus genitales suponga una fuente de ansiedad, así como el aumento en los últimos años de cirugías estéticas labiales.

Finalmente una reflexión: es cierto que el hecho de que la vulva esté tan escondida hace difícil observársela una misma, necesitando para ello de un espejo y, además, hay que tocarse para retirar los labios mayores y menores. Éste puede ser un motivo para que exista tanto desconocimiento, pero probablemente no el único, ¿verdad?

Sea como sea, no lo olvides: si tienes vulva mírala y, sobre todo, ¡admírala!

 

 

Si quieres realizar una compra y obtener un descuento del 5% ¡usa el cupón EA5!

Descuento no acumulable a otras ofertas que puedan estar activas.  Sólo es válido un cupón por compra.

 

 

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Avatar

    Que puedo decir, me encanta! Dijiste tanto en tan pocas palabras. Hace tanta falta que aprendamos y valoremos más a y sobre las vulvas. Yo creo que no hay nada más hermoso en el mundo. Y mira que no sabía la definición del RAE. Qué vergüenza. En Inglés, otras fuentes al menos le dicen la parte externa de los genitales femeninos. Y agrega, que se el primer uso conocido fue en el Siglo XIV, me pregunto antes qué se decía (esto Merriam Webster)

    No conocía del proyecto que nos compartes. Iré a visitarlo! Y sobre las vulvas, les comparto con mucha vergüenza mi experiencia con ellas. Yo pensaba que todas eran iguales a las que habían en las revistas, como dices acá y que eran como la famosa muñeca. Y un día, hace años, una chica platicando en un chat me dijo y conoces las vulvas? Y yo, claro. Me dice si quieres ve la mía, te mando una foto. Y así lo hizo. Al verla quedé sorprendido. Era totalmente diferente y pensé que me habían engañado; era hermosa y a la vez tan diferente ya que tenía los labios más grandes. Así que pensé que igual era photoshop o no sé algo así. Fue una experiencia increíble descubrir eso y platicar con ella esas dudas que tuve. Y ella me compartió, el proyecto de Vagina Institute, que ahora les comparto.

    1. Avatar

      Qué interesante tu comentario, Ramón, gracias por tus aportaciones que siempre nos enriquecen.
      Yo creo que no tienes que sentir vergüenza, no creo que seas la única persona que ha pensado que todas las vulvas son iguales, es normal que creamos eso si no nos educan en este sentido.
      Un abrazo!

Deja un comentario

Cerrar menú
×

Carrito