Las compresas: su historia

Las compresas, también conocidas como toallas sanitarias, higiénicas o absorbentes, se comenzaron a comercializar en los Años 20, aunque su origen se remonta a la Primera Guerra Mundial.

Al parecer durante la Gran Guerra, algunas enfermeras del ejército norteamericano observaron que las vendas quirúrgicas de celulosa, con las que tapaban las heridas de los soldados, tenían un gran poder de absorción y comenzaron a utilizarlas para la menstruación.

Estas vendas de cellucotton (celulosa extraída de pulpa de madera), eran producidas para la Cruz Roja por la marca estadounidense Kimberly-Clark. De manera que resultaban 5 veces más absorbentes que el algodón y menos costosas.

Toallas sanitarias KOTEX

Kimberly-Clark tuvo noticias del uso que les daban las enfermeras para retener el flujo de la regla y decidió comenzar a producir toallas sanitarias desechables. Pero se les planteó un problema: dado que la menstruación era un tema tabú en aquella época ¿cómo podrían publicitar este producto tan íntimo? La respuesta fue idear una campaña publicitaria en la que se asociara el producto con su nombre, sin que fuera necesario hacer referencia a la menstruación: “Pídalos por su nombre”.

El nombre elegido fue “Kotex”, derivado de la expresión “cotton like texture” (textura de algodón), que al comprimirlo quedaba como cot-tex y de ahí finalmente kotex.

Anterior a todo eso, las mujeres usaban paños de tela para contener el flujo menstrual, que tenían que lavar una y otra vez, por lo que la aparición de toallas sanitarias desechables supuso toda una revolución para ellas y cambió la forma de vivir la menstruación.

Sin embargo, dicha campaña publicitaria reforzó el tabú, al hacer hincapié en la idea de no tener que hablar sobre el periodo menstrual, y en que debía ocultarse. Además, aquellas primeras campañas publicitarias sobre las toallas sanitarias mostraban a la mujer moderna “ideal”, más que a una mujer real.

La publicidad de las compresas es un tema que hoy en día aún provoca mucha controversia, pues, aunque se muestre el producto representando cómo este absorbe el flujo menstrual, siempre se usa un líquido azul que en nada se parece a la sangre. Sólo recientemente Bodyform, una marca de compresas del Reino Unido, se ha atrevido a mostrar el líquido de color rojo por primera vez en una campaña publicitaria. El vídeo, bajo el lema “Blood Normal” (sangrar es normal), muestra escenas cotidianas resaltando que el periodo es normal y mostrarlo también debería serlo.

Blood Normal

Volviendo a la invención de las compresas, hay que resaltar que las de aquel entonces no eran exactamente como las de ahora, es decir, no se adherían fácilmente a la ropa íntima, sino que las mujeres tenían que ingeniárselas de diferentes maneras (con imperdibles o correas) para que no se les movieran de su sitio. No fue hasta los Años 60 que inventaron las compresas adherentes que se pegan a las bragas.

Iconos de compresas

Aunque las toallas sanitarias desechables se comercializaron durante años, tuvieron que pasar varias décadas para que su uso se popularizara, y fue sólo a partir de los Años 70 y aún más durante los 80 y 90 cuando se convirtieron en un producto de uso cotidiano.

Las compresas siguen siendo hoy en día el producto más utilizado por las mujeres durante la menstruación. Sin embargo, la disponibilidad de otros métodos, como los tampones y la copa menstrual, junto con el hecho de que se trate de un producto caro, no reutilizable ni biodegradable, ha influido en que las compresas estén perdiendo popularidad actualmente.

Sabemos que muchos inventos tuvieron su origen en guerras y las compresas son un claro ejemplo de ello. Independientemente de los efectos que pueda tener este producto para la salud de las mujeres o para el medio ambiente, lo que sí está claro es que supuso una liberación femenina.

 

Esta entrada tiene 5 comentarios

  1. Avatar

    Hola Ester!
    Qué historia y cuánto ha pasado. Como siempre me ha encantado. Me imagino lo que habrán sido aquellos días cuando no había adherentes. Si aún en nuestros días he leído online que muchas mujeres en su periodo usando compresas ( en México le dicen toallas o pantyprotectores. Que raro que no tengan un nombre global, no? Sin embargo, creo que todos en el mundo saben de que se habla si mencionan Kotex) tienen preocupación de que se les note algo.

    Me da gusto que se quite el tabú de la sangre y se use publicidad con los colores como deben ser. Será interesante saber como se comportan las ventas del producto y si realmente el mundo apoya la realidad o prefiere la fantasía azul.

    Gracias por escribir sobre este tema que sin duda es muy interesante y muy importante en la historia del mundo y de la mujer. En lo personal y sé que es raro, a mí siempre me ha encantado el saber y entender todo sobre el periodo y por ende de estos artículos. Además de que las compresas al sacarlas de la caja tienen un olor que al menos a mí, me fascina.
    Felicidades de nuevo por el post, las fotos, los videos. Excelente trabajo de todos como siempre.
    Excelente semana, Ester

    1. Ester Álvarez G.

      Muchísimas gracias a ti Ramón, te debo en parte haber escrito sobre este tema porque fue gracias a un documento que me enviaste por twitter que leí sobre ello y me puse a investigar. Es genial que los hombres, como tú, también se interesen por estos temas, así debería ser siempre. Saludos y gracias nuevamente por todo 🙂

      1. Avatar

        Hola Ester! Muy buen día. Sobre el documento, yo te lo debo a ti, ya que lo encontré después de leer tu artículo : «Menstruación, el tabú rojo» acá en Más Allá del Placer. Y en él, el corto de Disney, me llamó la atención y busqué más encontrando las conexiones. https://masalladelplacer.com/menstruacion-el-tabu-rojo/

        Saludos y gracias a ti

  2. Avatar

    Me encantan estos posts de historia que haces porque aprendo un montón. Y que sepas que estos artículos los suelo leer dos veces. La primera para devorarlos y la segunda para disfrutarlos tranquilamente.
    Besicos.

    1. Ester Álvarez G.

      Ohhh!! 😀 cómo me gusta saber eso, mi querida Mary!! 😉 Viniendo de una apasionada de la historia es doble halago. Gracias como siempre por pasarte por aquí 🙂

Deja un comentario

Cerrar menú
×

Carrito