La historia real de Wonder Woman

Hace poco vi la película Wonder Women y el profesor Marston y me gustó tanto que me llevó a investigar sobre la historia real en la que está basada. Así que lo que vais a leer a continuación es algo más que una reseña de dicho filme y las sensaciones eróticas que me produjo. Se trata también de un paseo por la historia, la que nos han contado, pero sobre todo la que apenas comenzamos a vislumbrar.

Wonder women
Portada del cómic nº 229 de Wonder Woman.

La película parte de 1945, cuando el profesor Marston comparece ante la Comisión del Cómic de EE. UU., acusado de que las historias de su heroína muestran imágenes de perversión. A partir de ahí, el profesor retrocederá hasta 1928, cuando él y su esposa Elizabeth conocen a Olive Byrne y forman un trío amoroso que sería el origen del surgimiento de Wonder Woman, influenciada por la personalidad de ambas mujeres.

El Dr. William Moulton Marston (1893-1947) fue un psicólogo que trabajó de profesor en la Universidad de Harvard, donde investigaba sobre el comportamiento humano de la gente común. Uno de sus logros fue que ayudó a crear el famoso polígrafo o más conocido como detector de mentiras. Pero, además, fue el creador del personaje ficticio de la Mujer Maravilla. Si lo pensáis, no es casual que una de las armas de Wonder Woman fuera su lazo de la verdad.

Sin embargo, la película más que girar alrededor del profesor cuenta una historia de amor poco convencional. Marston, su esposa Elizabeth y una de sus alumnas, Olive, formarán un triángulo amoroso, con diversas escenas de erotismo muy cuidadas donde se sugiere sin llegar a verse apenas nada, donde percibes la tensión sexual y se te eriza la piel, al tiempo que se rompen tus esquemas haciendo que se mueva algo dentro de ti.

No puedo dejar de plantearme lo difícil que tuvo que ser la relación que vivieron los tres (más los varios hijos que tuvieron) en la vida real, sobre todo en una época donde el poliamor ni siquiera tenía nombre.

Una de las cosas que más me gusta de este filme es que haya sido dirigido por una mujer, Angela Robinson. Creo que no podía ser de otra manera y que eso es algo que se nota en la sensibilidad y el erotismo tan sutil que transmite.

Wonder Women
Poliamor y bondage. Escena captada de la película “Wonder Women y el profesor Marston”

No puedo dejar de mencionar algunas escenas que te dejan sin palabras. La primera para mí fue cuando Olive invita al matrimonio a visitar a escondidas su hermandad y se produce quizá el primer momento erótico de la película en relación con la sumisión y la dominación. Sin embargo, hay otra escena, con cuerdas de por medio, donde sin que suceda nada aparentemente sexual, la tensión erótica se eleva al máximo. Es una escena clave en la película y en la definición del atuendo de Wonder Woman que sólo descubriréis cuando la veáis.

Otra de las cosas que más me gustó de la película es que planteen debates abiertamente feministas. Por ejemplo, se mencionan los orígenes de Olive Byrne como hija y sobrina de dos grandes feministas del siglo XX: Ethel Byrne y Margaret Sanger. Ambas fueron enfermeras y activistas que tuvieron un papel importante en el movimiento por los derechos reproductivos de las mujeres y el control de la natalidad.

Por su parte, el profesor Marston, el de la vida real, también participó de los movimientos feministas por los derechos de las mujeres defendiendo temas como el aborto, el sufragio y la igualdad de oportunidades laborales. Estaba convencido de que las mujeres eran más honestas y fiables que los hombres, y abogaba por que fueran estas quienes gobernaran el mundo. De hecho, el cómic fue concebido a modo de propaganda psicológica de sus ideas. En relación con esto llegó a afirmar: “Quiero que las niñas pequeñas de este país sepan que tienen el poder de su propio destino”.  Y podría decirse que en cierta manera consiguió su objetivo ya que Wonder Woman se convirtió en un icono de su tiempo y vendió más ejemplares que Superman.

Algo que también se muestra en la película es el modelo teórico del profesor Marston. Su libro Emociones de la gente normal (1928) comienza con la pregunta “¿Eres normal?” y afirma que lo que muchos consideran anormal en las relaciones y el sexo en realidad es bastante natural. Dicho libro fue fruto de sus estudios sobre el comportamiento humano y en él describe los principios básicos que dieron lugar a su teoría DISC formada por 4 categorías (Dominio, Influencia, Sumisión y Conformidad) por las que se regirían las relaciones humanas y que también aplicaría a las relaciones sexuales. Continuaría su trabajo más tarde con otro libro, Psicología Integrativa (1931).

Trailer Oficial “Wonder Women y el Profesor Marston”

Por último, una reflexión: si os fijáis en el título del filme, dice Wonder “Women” y no Wonder Woman (nombre de la heroína). ¿Por qué “women” o mujeres en plural? Tal vez porque no es una sino dos las mujeres que inspiraron dicho personaje, o tal vez porque mujeres maravilla hay muchas, cada una de esas que luchan contra la desigualdad y la injusticia.

Sin duda, una cosa me queda clara, después de conocer su historia real es difícil volver a ver a la heroína amazónica de la misma manera. Para mí es un filme que toca todos los planos necesarios: el intelectual, el emocional y el erótico.

Sumisión, dominación, bondage, feminismo, poliamor… los ingredientes que conforman esta historia, la real y la ficticia, están totalmente fuera de la norma y eso te hace plantearte tus propios límites.

 

 

 

 

 

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. Buenas tardes, Ester!
    Yo cuando nos platicaste que la habías visto, me interesé mucho en ella por el breve comentario, por tu recomendación y porque leí un poco más del dr. Marston. Y ahora tengo muchas más ganas de verla.

    Que genial que nos cuentes un poco de ambas partes, la vida y la película, así nos dejas tarea de verla y aprender más sobre la vida y las aportaciones del doctor y sus mujeres, creo que debe haber información de ellas también y así tener una mejor experiencia.

    A mí, me sorprendió mucho dos cosas: La primera el saber que La Mujer Maravilla viviera en un planeta de puras mujeres (lo supe apenas este año aunque no lo creas) y dos, las aportaciones del doctor, ya que la única prueba psicológica que he tomado por gusto y no por cuestiones de escuela o trabajo, es justo el DISC

    1. Hola Ramón, muchas gracias por tu comentario.

      Espero que puedas verla pronto y nos cuentes tus impresiones. 🙂

  2. Después de leer este post, tengo (aún) más ganas de ver la película.
    Besicos.

    1. Pues espero que hayas podido verla ya o la veas pronto y nos cuentes tus impresiones! 😉

      Gracias por la visita 🙂

Deja un comentario

once + nueve =

Cerrar menú
×

Carrito