El mito del himen y la virginidad

En muchas culturas la virginidad de la mujer se ha asociado siempre a la rotura del himen. Pero, ¿dejan las mujeres de ser vírgenes cuando se les rompe el himen? La sexóloga Loli Pozo Ortiz nos explica qué es el himen y cuál es su función.
himen y virginidad
El himen forma parte de la estructura genital femenina, su función está rodeada de mitos. Foto de GINECOLOGIA NATURAL.

El himen es una de esas estructuras de la anatomía genital femenina poco conocidas y rodeadas de misterio. Al oír hablar de ella lo primero que nos viene a la cabeza es su relación con la virginidad de la mujer y su asociación con el sangrado durante las primeras relaciones sexuales. Algo que está lejos de la realidad.

Por tanto, ¿qué función tiene el himen? ¿Todas las mujeres lo tenemos? ¿Hay diferentes tipos de himen? ¿Realmente se rompe durante la primera relación sexual con penetración? Todas estas preguntas y algunas más voy a intentar resolver en este texto.

Para empezar existe la creencia, sobretodo en algunas culturas como por ejemplo la gitana o la árabe, de que ser virgen está unido a tener tu himen intacto. Me parece importante aclarar que tener himen y ser virgen no es lo mismo. Hay otras muchas actividades físicas, además del sexo con penetración, que pueden romperlo o estirarlo como pueden ser montar en bici, hacer deporte, algún golpe, etc. Asique realmente no podemos saber si una persona ha mantenido relaciones sexuales, repito con penetración, solo con observar su himen.

Por otro lado, la realidad es que el sexo se puede practicar de muchas maneras y no se limita solo a la introducción del pene en la vagina. Si tenemos en cuenta esto podríamos afirmar que hay muchísimas personas que no se consideran vírgenes, aunque no hayan practicado relaciones sexuales con penetración. Quedando en entredicho de nuevo esa asociación entre himen intacto y virginidad.

himen y virginidad
La rotura del himen puede producir un pequeño sangrado. Foto de 123RF

Lo que sí es cierto es que la primera vez que se mantiene sexo vaginal, el himen se va a estirar o abrir, en el caso de tenerlo íntegro. Esto puede provocar algo de dolor o un pequeño sangrado. Pero es algo que no tiene por qué ocurrirle a todas las mujeres, de hecho hay muchas mujeres que ni sienten dolor ni sangran cuando se rompe. Por este motivo insisto en que no sangrar, no significa que la mujer haya mantenido relaciones anteriormente y no sea “virgen”. Es más probable que, si hay dolor o sangrado, se deba a la tensión de los músculos vaginales debido al estrés y preocupación excesiva que puede aparecer ante las primeras relaciones sexuales vaginales.

¿Entonces, qué es el himen y cuál es su función?

El himen es una membrana fina y elástica situada en la parte superficial del orificio de la vagina. Es una parte de la anatomía femenina que no cumple una función especial. Está presente en la mayoría de las mujeres desde el nacimiento y tiene unas pequeñas aperturas para permitir la salida de la menstruación. Su forma y tamaño puede variar de unas mujeres a otras, e incluso algunas mujeres nacen sin él.

Lo habitual es que no esté completamente sellado, pero hay mujeres que tienen un himen sin orificio que puede darles complicaciones ya que la menstruación no podría darse de forma natural. Esto puede provocar fuertes dolores al no dejar salir el flujo de la menstruación y, en algunos casos, es necesaria una intervención quirúrgica sencilla para extraer la membrana extra que tienen y corregir la situación.

himen y virginidad
Hay distintos tipos de himen.

Hay muchos tipos de himen y algunos pueden afectar a la salud de la mujer.

  • Himen normal: La forma de himen más habitual es la que tiene una pequeña perforación.
  • Himen imperforado: Este tipo de himen es el que suele dar problemas a la mujer, ya que no deja salir la menstruación al no presentar ningún orificio y cubre la vagina completamente, siendo necesaria una pequeña intervención para hacer una pequeña apertura.
  • Himen microperforado: No cubre completamente la entrada de la vagina pero la apertura que tiene es mínima. Puede dar problemas a la hora de usar tampones o la copa menstrual. Lo más probable es que no pueda insertarlos. Y en el caso de los tampones, si consigue insertarlo, es posible que no pueda sacarlo después de haber absorbido la sangre. En este caso también sería necesaria la cirugía.
  • Himen tabicado: Presenta una tira de tejido extra justo en medio de la membrana, lo que forma dos aberturas vaginales. Si da problemas a la hora de insertar los tampones o las copas menstruales, existe la posibilidad de realizar una cirugía simple que consiste en retirar la tira de tejido innecesario, creando una abertura vaginal de tamaño normal.

Para concluir, hacer hincapié en el hecho de que la relación del himen con la virginidad no es otra cosa que un mito muy bien arraigado. Un mito tan afianzado que está llegando a influir hasta en lo estético con la moda de las “reparaciones” quirúrgicas del himen. Por ello es fundamental hablar sobre este tema y eliminar todas las creencias erróneas que existen en torno al himen y la virginidad.

«Mitos y verdades sobre la virginidad»

Video de Gina Tost

 

“La virginidad es un constructo cultural basado en el género, no una realidad. Nadie puede quitártela”

Rose McKeon Olson (Universidad de Minnesota)

 

  • Foto de portada: VIX

 

 

 

 

 

Esta entrada tiene un comentario

  1. Avatar

    Siempre un tema tan interesante este y tan tabú. Me pregunto cuántas mujeres habrán intentando alguna vez ver su himen. Y me sigue sorprendiendo que hoy, sigamos juzgando, valorando y señalando a una mujer por algo que tener o no, está incluso fuera de su control. Que muchos sigan pensando que vale más una primera vez por esa pequeña tela, cuando el verdadero regalo y lo significativo es que ella comparta su intimidad contigo. Y que cada vez, a mi parecer, que estás con alguien y con alguien diferente, es una primera vez, una virginidad que ambos compartimos. Y estoy seguro, que muchas mujeres, además de la presión y lo físico/emocional de esa primera vez, habrán dejado de vivir y disfrutar ese instante por cómo sería la respuesta de su pareja al himen y por lo poco que muchos aún quieren saber de cómo un himen deja de estar. Que bueno que cada día, se hable más y se estén eliminando falsas creencias y se dé valor real a la mujer.

    También, al leerte y ver los diferentes tipos de himen, pensé en cómo es uno en realidad. Busqué en Internet y encontré fotos reales y fue increíble ver los diferentes tipos y ver que incluso teniendo himen, parece (al menos para mí y mi poca experiencia con féminas) que no tuvieran. Y de pensar, woow, cuánto poder e importancia le hemos dado a esta parte, perdiendo en realidad lo que sí es importante

Deja un comentario

Cerrar menú
×

Carrito