Fantasía de violación

¿Fantaseas sexualmente con que alguien te tome por la fuerza? Pues tranquil@, que sepas que esa es una de las fantasías más comunes... Hoy te lo explica Gret de Lou.
¿Fantaseas sexualmente con que alguien te tome por la fuerza? Imagen de Pixabay.

¿Fantaseas sexualmente con que alguien te tome por la fuerza?  ¿Que, con una violencia determinada y limitada, abuse de ti?  No te preocupes porque es una fantasía que se encuentra dentro de las más comunes.  No olvides que estamos hablando del reino de los juegos y de las fantasías eróticas sexuales y no de algo que deseamos llevar a cabo como forma de vida o que queremos que suceda en el mundo real.

En uno de mis artículos anteriores os explicaba el estudio, uno de los mayores que se han realizado en este ámbito, de la división de los grupos de fantasías que hizo el investigador Justin Lehmiller a 4.200 estadounidenses entre 18 y 87 años, abarcando personas con diferentes identidades de género, orientación sexual, diferente situación demográfica y antecedentes políticos. La fantasía de la violación se encuentra clasificada en el grupo de «poder y control» mejor conocido como una forma de «dominación y sumisión».  En este estudio, más de la cuarta parte de los participantes fantaseaban con ello y referían sentir predilección por alguien que les resultase agresivo.  En estas fantasías sobre sexo forzado encontramos que fantaseaban con ello el 54 % de los hombres, el 61 % de mujeres y el 68 % de personas no binarias.

Son muchas las mujeres que fantasean con ser forzadas. Imagen Gret de Lou. Autor Diego Moser.

Existen otras muchas fuentes y bases de datos dedicadas a la investigación para obtener múltiples resultados sobre investigaciones destinadas a conocer la prevalencia en mujeres en la «women’s erotic rape fantasy», por ejemplo Researchgate.

Una de las más citadas, llevada a cabo por J. Critelli y J. Bivona en el Journal of Sex Research del primer trimestre de 2008, se afirmaba que «las investigaciones indican que entre el 31% y el 57% de las mujeres tienen fantasías en las que son forzadas a mantener sexo contra su voluntad y entre un 9% al 17% de las mujeres esta es la fantasía de uso más frecuente, o la favorita.»

A otro nivel podemos encontrar trabajos teóricos como el de Eva Giberti (1999) publicado en el Ateneo Psicoanalítico nº 2 «La obediencia y la violación en la fantasía de la mujer«.

Las mujeres suelen fantasear y crear historias con escenarios en las que sean sometidas por una persona dominante, es por ello que numerosas series y películas suelen seguir un modelo de trama: la mujer valiente pero vulnerable que es violada y, sin embargo, luego se enamora de su agresor.  Esta fórmula es la del 80% de las novelas tailandesas, en las cuales se habla de forma muy normal de las bofetadas y los besos forzados.

Hablando de novelas, podemos citar una de las más conocidas “El árabe” publicada en 1919 que narra la historia de una mujer blanca secuestrada por un sexy príncipe árabe que la viola y en la que ella se enamora de él para después vivir felices para siempre.  La novela fue tan famosa que se representó en Hollywood y fue llevada a la gran pantalla batiendo récords de taquilla en Nueva York y en Francia.

Fotograma película «365 días»

Recientemente también encontramos la famosa película de Netflix de 365 días (2020) en la que una mujer es secuestrada por un jefe de la mafia que la encierra y en la que se viven escenas de dominación y sumisión.  Por supuesto… ella termina enamorándose.

Retomando el tema de las novelas románticas, en 1987 un estudio reveló que más de la mitad de las mismas presentan una temática similar, la violación del personaje femenino principal (Diana Walce 2005, 156).  También podemos encontrar estadísticamente que este fenómeno prevalece más en unas culturas que en otras, debido a que las fantasías están ligadas a los tabúes y a lo prohibido.  Por ejemplo, en un estudio sueco de novelas románticas en los años 80 no se encontró ninguna en la que la mujer se enamorase de su violador.  Cabe mencionar que el sexo prematrimonial no era un tabú cultural en Suecia como lo era en Estados Unidos.  (Beatrice Faust 1980).

¿Es el porno culpable de fomentar la cultura de la violación y la agresión? De acuerdo a las búsquedas de videos en plataformas de pornografía, establecidos según las preferencias y fantasías de los individuos, la violación está clasificada como entrada y es una de las principales búsquedas. En Tokio, por ejemplo, dentro de los locales de BDSM las principales representaciones que se llevan a cabo son también de violaciones.

Tener este tipo de fantasías no quiere decir que quieras ser violado o violada, ni que sea algo que desees que suceda en tu vida cotidiana.  Tiene que ver más con la novedad y con lo prohibido, con el juego de rol en el que quien fantasea con ser violado o violada desea representar el papel de sumisión en manos de una persona dominante.  Es curioso que quienes tienen estas fantasías son personas bastante dominantes en su vida cotidiana y por eso eligen ser dominados en el sexo para liberar esas cargas durante el juego.

¿Es el porno culpable de fomentar este tipo de fantasías?

¿Se puede llevar a cabo está fantasía? Puede ser, pero con seguridad y consenso, clasificándola dentro de los juegos del BDSM.  Hay personas que quieren hacer realidad la violación, como hemos dicho, de forma consensuada (alguien tiene el rol de víctima) tal como si fuera una representación teatral, incluso se monta toda una parafernalia con momentos exactos y escenarios planificados.  La práctica se encuentra previamente pactada dentro del acuerdo de negociación entre la parte sumisa y dominante, aunque la «violación» puede suceder en cualquier momento y sin previo aviso puesto que de lo contrario pierde el efecto del factor sorpresa.

Como en cualquier juego de BDSM existe la palabra de seguridad, lo que marca la diferencia entre una relación de abuso y una relación de juego erótica consensuada.  En cuanto la parte sumisa pida detener el juego o la sesión con su palabra de seguridad, la parte dominante lo detiene.

Así que ya sabéis ninguna fantasía es buena o mala, ni tampoco todas deben llevarse a la realidad si no se desea.  En el caso de querer hacerlo… ¡Jugad siempre con consenso y respeto!

 

  • Imagen de portada Gret de Lou.  Autor Diego Moser.

 

 

 

 

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

POLITICA DE PRIVACIDAD Y PROTECCIÓN DE DATOS

RESPONSABLE

DRAGONFLY SOLUCIONES SL – CIF B86994365

CONTACTO

Apartado de Correos 092 –  28224, Pozuelo de Alarcón (Madrid), España
Tel. 910133553 – Email: info@dragonflysoluciones.com

FINALIDADES

Gestión comentarios del blog

LEGITIMACION

Consentimiento expreso

CONSERVACIÓN

Hasta que el usuario exprese su derecho de supresión

DESTINATARIOS

No cedemos sus datos a terceros

TRANSFERENCIAS INTERNACIONALES

No realizamos transferencias internacionales de sus datos

PROCEDENCIA

El propio interesado

DERECHOS

Usted tiene derecho acceder a sus datos, rectificarlos, suprimirlos, limitar u oponerse a su tratamiento, a su portabilidad, a no ser objeto de decisiones automatizadas, a retirar su consentimiento y a presentar reclamaciones ante la Autoridad de Control (Agencia Española de Protección de Datos). 

Para poder comentar debes aceptar

Esta entrada tiene 6 comentarios

  1. Avatar
    Carla Mila

    Miedo da a veces mencionar o escribir sobre la «violación» como una de las fantasías más comunes entre las mujeres.
    Has sido muy valiente y nos has regalado este interesante artículo.
    Gracias por compartir y feliz semana!!!
    Un saludo

  2. Avatar
    Món

    Hola Gret

    Qué interesante! No pensaba que fuera tan común esa fantasía. Es de !as favoritas mías. Y sí que es poderosa. No es el ser tomada, también ser sumisa y que alguien descubra el secreto que llevas dentro. Qué puede ser una fantasía, usar algo no debido o querer ser descubierta. Al menos en mi caso. La de veces que he sentido eso alrededor de personas, qué dirían si supieran lo que llevo. Sé que es algo diferente, pero en una forma lo conecté a eso de sumisión.

    Siempre he estado confundida con eso de hacer o no las fantasías. Por un lado siento mucho deseo de practicarlas y por otro está esa secrecia, timidez, inseguridad y miedo a mostrar y dejarme ir.

    Fuera de tema, ojalá un día nos escribas sobre la autoginofilia (espero esté bien escrito) leí sobre ese concepto y se me hizo muy interesante

    Linda semana.
    Mónica

  3. Gret
    Gret

    Hola Mónica, que interesante todos tus comentarios, me alegra mucho que leer esto puedes darte cuenta que tu fantasía es mucho más común de lo que te imaginas, y este es el objetivo y lo que me apasiona describir este tipo de artículos, que aunque aparentemente podrían parecer fuertes y generar polémica deseo normalizar y visibilizar Los diferentes tipos de erótica y fantasía.
    Como puedes ver además la investigación demuestra qué muchas personas se sienten igual.
    No estás nada perdida con lo del tema de la sumisión, ya que precisamente se encuentra dentro del grupo de estudio de fantasías de dominación y sumisión, los juegos de poder, por ello es una fantasía que puede llevarse a la realidad si así lo deseas, jugando con alguien de manera consensuada, puesto que la base de todos estos juegos de poder consiste en los acuerdos previos, es como poner las reglas del juego Y luego hacer una especie de reproducción teatral… me gusta decir siempre en mis consultas qué cuando somos niños somos capaces de jugar a muchas cosas, de divertirnos y de llevar a cabo nuestras fantasías de juego, cuando somos adultos a llevarlo a la realidad solamente tenemos que encontrar a alguien que desee jugar a lo mismo, disfrutar y respetar las reglas del juego.
    Tengo en publicaciones anteriores algún otro artículo de fantasías y de dominación y sumisión, por si quieres buscarlos.

    Y por supuesto que tengo en cuenta este tema de la autoginofilia ( un tema muy bonito digno de dar visibilidad ).

    Te mando muchos saludos y que tengas un excelente semana!!
    Gret de Lou

  4. Avatar
    Carla Mila

    Lo que ocurre Gret es que eta fantasía no es un juego. Yo cuando he escrito artículos referentes a las fantasías sexuales más comunes entre las mujeres, siempre la he obviado.
    Las mujeres no estamos ni mucho menos dispuestas que nadie nos viole. Desde luego. Por eso se queda ahí, como una ensoñación donde el hombre que supuestamente lo haría no utilizara ni una fuerza bestial, ni armas, ni nada parecido a lo que tristemente es una violación real.
    Pero ahí está, no deja de ser una fantasía muy común.
    Otras mujeres la sustituyen teniendo sexo salvaje, pero consentido, con algún hombre que al poco de conocerlo, mantienen relaciones duras con él.
    La mayoría prefieren lugares públicos, como los servicios de un local de ocio, el coche, o al aire libre.
    Es un sexo rápido pero intenso, donde ellas son las que lo provocan. Repito, nada más conocerse, es lo más parecido al sexo con un desconocido, y se asemeja por lo tanto a la «violación»
    Saludos Gret.

    1. Avatar
      Gret de Lou

      Hola Karla buenos días, claro que si llevas mucha razón en lo que dices esto es algo que nadie quisiera llevar a la realidad, y la verdadera fantasía es ese juego salvaje, e intenso en el que existe una ambivalencia en donde se quiere pero no se quiere, una especie de transfondo en el que por supuesto quién es el protagonista o la porque también puede ser de género femenino de la violación es alguien a quien por supuesto se desea y la mujer busca resistirse, y como bien dices también provocar.
      Incluida la parte de la novedad depende del lugar donde sea o por sorpresa, sin embargo cuando se lleva a la realidad al final dejaría de ser una violación puesto que existe un consentimiento previo.
      Gracias como siempre por tus aportaciones, encantada de charlar contigo. Un abrazo 😘

  5. Avatar
    Carla Mila

    Muchas gracias por tus palabras Gret. Así es, ese juego de «resistirse», pero a la vez «desearlo» es la disyuntiva que se plantean las mujeres que quieren cumplir esa fantasía.
    Pero no lo olvidemos, no dejan de ser eso, fantasías. Algunas se cumplen y otras nunca.
    Un fuerte abrazo y gracias!

Deja una respuesta