El sexo del futuro

¿Cómo será el sexo del futuro? Robots sexuales, juguetes eróticos que se manejan desde la distancia. ¿Cómo evolucionará? Nuevo post de Ester Álvarez G.

El sexo como práctica erótica, las relaciones sexuales, la masturbación, los juguetes eróticos… todo lo relacionado con el placer sexual del ser humano, evoluciona al mismo ritmo que cualquier otro aspecto de nuestra civilización.

Vivimos en un progreso constante y las nuevas tecnologías han invadido todos los espacios de nuestra vida, también nuestra intimidad. La tecnología está al servicio de las personas, se supone que con el objetivo de mejorar nuestras vidas.  ¿Sucederá lo mismo con el sexo?

el sexo del futuro
La normalización del uso de los juguetes eróticos se encuentra en estos momentos en auge.

La llegada de los juguetes eróticos a nuestra vida sexual

El mercado de juguetes eróticos mueve mucho dinero – hablamos de miles de millones de dólares a nivel mundial – y está en auge gracias a la normalización de estos (cada vez existen menos tabúes al respecto). ¿Podría decirse que se trata de una revolución? Quién sabe… Si bien son las mujeres quienes compran la mayor parte de estos productos, frente a los hombres que aún se muestran tímidos.

El comercio online y la proliferación de webs que venden artículos eróticos también están facilitando que entren en nuestras vidas.

el sexo del futuro
Masturbador masculino Flight de FleshLight

Los juguetes eróticos solían ir orientados principalmente a la pareja y a la penetración. Aunque cada vez más se enfocan en la búsqueda de nuevas sensaciones tanto en pareja como en solitario, y tanto para ellas como para ellos. Así, frente a los vibradores comunes, son cada vez más populares los estimuladores de clítoris a través de succión y otros mecanismos, así como los masturbadores masculinos.

¿Cómo serán las relaciones sexuales en el futuro?

La cosmética erótica y los complementos destinados a prácticas sexuales BDSM (esposas, fustas y paletas para dar azotes, mordazas, antifaces, pinzas para pezones, etc.), cada vez más forman parte de los juegos sexuales de muchas parejas. En este sentido, en un futuro no muy lejano, tal vez las relaciones sexuales podrían estar más centradas en potenciar nuestros sentidos y disfrutar de nuestros fetiches, y menos enfocadas en el coito.

Por otra parte, la tecnología viene apostando por un futuro donde las relaciones sexuales entre parejas, a larga distancia, puedan ser más interactivas. En los últimos años, han surgido numerosos juguetes que funcionan conectados a aplicaciones de móvil, lo que ofrece mayor número de posibilidades de uso, desde crear tu propio patrón de vibración, hasta que tu pareja controle el juguete desde otro lugar.

el sexo del futuro
Robot sexual femenino de la empresa REAL DOLL

Los robots sexuales ya están aquí

Lo que verdaderamente puede cambiar nuestras relaciones sexuales futuras es ya una realidad. La búsqueda de placeres fáciles y parejas dóciles está dando lugar a la fabricación en masa de robots sexuales. Cada vez más empresas se aventuran a producir y vender muñecas de silicona que casi podrían parecer mujeres reales, cuidadas hasta el último detalle, pero con precios no aptos para todos los públicos. Este tipo de muñecas para adultos pueden llegar a ser realmente sofisticadas, las más novedosas hablan e incluso gimen.

Tras el éxito de las muñecas sexuales femeninas, acaba de aparecer también su versión masculina, un robot sexual con pene biónico regulable en largura y grosor, que además recita poemas y es controlable a través de una aplicación. ¿Tendrá futuro? Eso todavía está por verse…

Conozca el nuevo robot sexual para mujeres 

Video de DE PELICULA ATV 

¿Qué hay de la masturbación?

En el futuro, las posibilidades de autoerotismo se incrementan enormemente gracias a los juguetes eróticos y a sus avances tecnológicos, tal como veíamos anteriormente.

En cuanto a los robots sexuales, también podrían entenderse como una forma de masturbación, de hecho, son la solución para muchas personas que se encuentran solas o que no desean establecer relaciones.

el sexo del futuro
Entre los hombres japoneses comienza a ser popular mantener relaciones amorosas con muñecas de silicona. Foto: AFP

Al parecer, entre los hombres japoneses comienza a ser popular mantener relaciones amorosas con muñecas de silicona. Esto encaja perfectamente con una sociedad donde la tasa de natalidad y el interés por establecer relaciones de pareja ha disminuido enormemente. Si van por delante de otras sociedades o son un caso aparte, aún no lo sabemos.

Por otro lado, y volviendo a la masturbación, hace tiempo que se habla de los “solosexuales”, personas cuya actividad sexual está enfocada en sí mismas. Para estas personas la masturbación es la única fuente de placer sexual. La incógnita es si se trata de una moda, de un pequeño porcentaje de población o si esto va en aumento… ¿Será la masturbación la práctica preferente del futuro?

Aristóteles afirmaba que somos seres sociales por naturaleza.  También suele decirse que somos seres sexuales por naturaleza. Pero ¿seguiremos siendo ambas cosas en el futuro?

En cualquier caso, ¡el sexo del futuro ya está aquí!

 

  • Foto de portada de Shutterstock

 

 

 

 

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Avatar

    Hola Ester!

    Como siempre, muy interesante, reflexivo e informativo. Es increíble cómo ha cambiado , el sexo en su forma de practicarlo. Y lo que aún falta. Me gusta mucho que ya hay más libertad y opciones para las mujeres y que las están tomando. El que ya se busque y deseé más que el coito y que este ya no esté siendo para muchos el eje central del sexo.

    Otras, no me agradan tanto (a mí en lo personal) ya que como dices al final, también somos sociales y pareciese que hoy se busca la liberación física y ya no tanto crear ese lazo, ese vinculo emocional y afectivo con alguien más. Aunque también es cierto que para algunas personas, estas nuevas formas de practicar sexo, les abren oportunidades que no tenían antes.

    Creo que todas las formas son válidas y que son herramientas. Sin embargo, ojalá no lleguemos a lo que alguna vez mostraba una película (no recuerdo su nombre) en la que el sexo era conectar a dos personas con un casco. Y si vemos las formas que hoy hay para poder concebir, también para eso se requerirá menos que dos personas tengan intimidad. Incluso, leí que por los descubrimientos recientes del óvulo, sería ya “factible” en teoría un posible embarazo masculino, aunque nada recomendable, demasiado riesgoso y éticamente y por salud no algo que deba hacerse.

    Ante todo esto, también me pregunto, cómo evolucionarán nuestros cuerpos, nuestros géneros, nuestras definiciones, etc. Y si esa evolución será para bien.

    1. Avatar

      Hola Ramón,

      Como siempre, muchas gracias por estar ahí siguiéndonos y aportando. 🙂

      Qué bueno que te haya hecho reflexionar. Coincido con todo lo que comentas. Sin duda, se plantean muchas cuestiones… habrá que esperar para saber las respuestas 😉

      Un saludo!

Deja un comentario

cinco × tres =

Cerrar menú
×

Carrito