Un nuevo ciclo menstrual

La vivencia de un nuevo ciclo menstrual es posible. Ester Álvarez G. nos explica cómo vivir una menstruación más natural y respetuosa con nuestro cuerpo, estableciendo una relación más positiva con ella.

Sabemos que la menstruación es algo natural, que no se trata de ninguna enfermedad. Sin embargo, muchas mujeres la viven de forma negativa y con dolor. Yo misma, durante toda mi vida fértil, me había enfrentado a ella a base de medicamentos. ¡Hasta ahora!

Hay muchas mujeres que viven de forma negativa y con dolor su menstruación.

Hace poco decidí que en adelante voy a vivir mi menstruación de forma natural, únicamente con la ayuda de remedios naturales como suplementos, infusiones, ejercicios, relajación, etc. Y si es necesario, ¿por qué no?, también una dosis de orgasmos, pues estos liberan a nivel cerebral diversas sustancias (como endorfinas, dopamina y oxitocina) que actúan como analgésicos naturales y alivian temporalmente el dolor.

He descubierto que la vivencia de un nuevo ciclo menstrual es posible. Sí, un nuevo ciclo más natural y respetuoso con mi cuerpo, así como una relación más positiva con este. Es cuestión de información y autoconocimiento.

Necesitamos más educación menstrual

Hay una cosa que me chirría mucho de esta sociedad y del tabú que continúa existiendo sobre la menstruación. Más de la mitad de la población mundial son mujeres que tienen, han tenido o tuvieron alguna vez la menstruación. El resto son hombres, o personas que seguramente en algún momento de su vida convivirán con alguna mujer que menstrúe (su madre, su hermana, su pareja, su hija…). Sin embargo, es enorme el desconocimiento que gira alrededor del ciclo menstrual, aún hoy en día, no sólo por parte de los hombres, sino también de muchas mujeres.

Cuando comienzas a informarte, a leer, a seguir por redes sociales a expertas en el ciclo menstrual, te das cuenta de que eres una analfabeta total sobre algo que todos los meses sucede en tu cuerpo. Y no me refiero sólo a cuando te baja la regla, sino al ciclo menstrual, a ese por el que pasas una y otra vez. Ese ciclo sobre el que gira tu vida sin saberlo, tus hormonas, tus emociones, tu energía, tu creatividad, tu alimentación, tus necesidades… Conocer todo esto, para aprender a escuchar a tu cuerpo y respetar sus tiempos, es vital en la conciliación con tu ciclo menstrual, algo necesario puesto que, inevitablemente, muchas mujeres aprendimos a tener una relación bastante negativa con nuestra menstruación.

Somos cíclicas

Las mujeres somos cíclicas. ¿Y qué quiere decir esto? Pues que pasamos periódicamente por una serie de fases.

Comprender y conocer nuestro cuerpo nos ayuda a aceptarnos y a cuidarnos mejor.

El ciclo menstrual se compone de varias etapas donde se producen cambios a diversos niveles (físicos y emocionales), por ello el autoconocimiento es fundamental. No debería ser un proceso que sucede ajeno a nosotras por inercia, sino un proceso totalmente consciente que nos dé la oportunidad de conocer mejor nuestros cuerpos y a nosotras mismas.

Descubrir cómo funciona tu ciclo menstrual y cómo afecta a tu día a día, es un aprendizaje que todas las mujeres deberíamos llevar a cabo de manera consciente.

Saber que somos cíclicas y ser conscientes de estos cambios nos permite comprendernos, aceptarnos y cuidarnos mejor, por ejemplo, al ser más autocompasivas con nosotras mismas, si necesitamos descansar un poco más en algún momento, o darnos algún capricho.

Como os decía, no se trata únicamente de cambios físicos, sino también psíquicos ya que, a nivel cerebral, nuestras hormonas cambian cíclicamente y esto hace que también experimentemos mudanzas en nuestra mente.

Tener en cuenta los factores que nos afectan en cada momento del ciclo menstrual nos ayuda a poder alcanzar un mayor bienestar en nuestra vida.

Etapas del ciclo menstrual

Aprende a escuchar a tu cuerpo durante las fases menstruales.

Tu cuerpo te habla en cada una de estas fases, aprende a escucharlo:

  • Fase menstrual.

Comienza con el primer día de regla o sangrado menstrual, esto es la expulsión del tejido endometrial que se había preparado para albergar el óvulo en el caso de fecundación. Esta etapa puede ir acompañada de hinchazón, cólicos y calambres derivados de las contracciones del útero para desprender el endometrio. Es habitual que el nivel de energía suela estar más bajo y el cuerpo te pida mayor descanso. Es hora de priorizarse. Suele ser un momento de reflexión e introspección.

  • Fase preovulatoria o folicular.

Cuando acaba la regla empieza a madurar el folículo que dará lugar a la liberación del óvulo. Los niveles de estrógeno aumentan y con ello nuestra energía. Suele ser el momento de mayor dinamismo y creatividad.

  • Fase ovulatoria.

Se produce la ovulación cuando el nivel de estrógenos llega a su punto máximo, al tiempo que empieza a elevarse la progesterona. Aumentan nuestras ganas de socializar y nuestro deseo sexual.

  • Fase premenstrual o lútea.

Se incrementa la progesterona haciendo que se produzca el engrosamiento del endometrio. A nivel cerebral baja la serotonina, lo que provoca cambios de humor, tristeza e irritabilidad, motivo por el cual necesitamos alimentos ricos en triptófano.

Alternativas naturales para reducir el dolor

Buscar información y observar nuestro cuerpo nos ayuda a tener una relación más consciente, saludable y positiva con la menstruación.

La menstruación es un indicador de nuestro estado de salud. Así, muchas mujeres que sufren fuertes dolores o tienen alteraciones en el ciclo menstrual en realidad lo que sucede es que su cuerpo les está avisando de una mala alimentación (inflamatoria) o que hay alguna enfermedad subyacente como la endometriosis, el síndrome de ovarios poliquísticos, etc.

A continuación, os dejo algunos recursos que pueden servir para disminuir el dolor:

  • Infusiones calentitas como la manzanilla o la melisa.
  • Ejercicio como caminar, pilates o yoga, así como determinadas posturas y respiraciones profundas que ayuden a relajar el útero.
  • Calor, aplicado directamente en el vientre con un saquito o bolsa de agua caliente, un baño o ducha, así como masajeando con las manos.
  • Suplementos como el Magnesio, Vitamina B6, Omega 3 y 6, etc.
  • Alimentación antiinflamatoria. Evitando alimentos que te provoquen hinchazón y priorizando los antiinflamatorios como la cúrcuma (cuyo efecto se potencia con la pimienta negra). Puedes añadirla a tus comidas o tomar una bebida conocida como la leche dorada o Cúrcuma Latte.

Desde mi propia experiencia, puedo deciros que buscar información y observar de manera consciente mi cuerpo y mis necesidades, a lo largo del ciclo menstrual, me ha ayudado a tener una relación más consciente, saludable y positiva con este.

¡Autoconocimiento es poder!

 

 

 

 

 

 

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Avatar

    Excelente y didactico articulo que contribuye a una mejor compresión del proceso fisiologico de la mentruación.

Deja un comentario

Cerrar menú
×

Carrito