Ablación: ¿tradición o tortura?

El día 6 de febrero se celebra el Día Internacional contra la Mutilación Genital Femenina, una terrible práctica que, aún hoy en día, se sigue realizando sobre muchas mujeres y niñas. La sexóloga Loli Pozo Ortiz nos habla de esta forma de tortura ejercida sobre la mujer.

La ablación o mutilación genital femenina (MGF) hace referencia a cualquier procedimiento que modifique o dañe los órganos genitales femeninos sin tener una razón médica. Estamos ante una práctica cruel que es reconocida internacionalmente como una violación de los derechos humanos de mujeres y niñas.

MGF
La ablación es una violación de los derechos humanos de la mujer.

La Unión Europea y Naciones Unidas están llevando a cabo un proyecto, al que han llamado “Iniciativa Spotlight”, cuya finalidad es terminar con todas las formas de violencia existentes hacia las mujeres y niñas. Como parte de este proyecto surge el día Internacional Contra la Mutilación Genital Femenina que se celebra el 6 de febrero. Se eligió esta fecha porque el 6 de Febrero de 2003 Stella Obesanjo, primera dama de Nigeria, realizó una declaración oficial sobre la importancia de la tolerancia cero ante la ablación. Un paso muy importante para la concienciación contra esta práctica.

Tipos de Ablación

La mutilación genital femenina se puede clasificar en 4 tipos de procedimientos:

  • Clitoridectomia: extirpación parcial o total del clítoris.
  • Excisión: Amputación parcial o total del clítoris y de los labios menores, que puede ir o no acompañada de la excisión de los labios mayores.
  • Infibulación: estrechar la abertura vaginal cortando y recolocando los labios menores o mayores con extirpación o no del clítoris.
  • Otros procedimientos lesivos sin fines médicos como la perforación, raspados o cauterización de la zona genital.

¿Qué es la mutilación genital femenina?

Video de Naciones Unidas

Consecuencias de la realización de la ablación

La ablación es una práctica despiadada que refleja una desigualdad entre sexos muy arraigada y supone una forma extrema de discriminación hacia la mujeres. Lo más grave es que se practica sobre todo a menores, en algún momento entre la lactancia y los 15 años.

Supone un trato inhumano y degradante, además de ser una tortura para las mujeres y niñas que la sufren. Con esta práctica se está violando el derecho a la salud, a la seguridad y a la integridad física. Hay casos en los que incluso acaba con la muerte por lo que también se está violando el derecho a la vida.

Algunas de sus consecuencias más inmediatas son dolor intenso, hemorragias, infecciones, retención urinaria y lesiones en tejidos genitales vecinos. Más a largo plazo puede darse infertilidad, complicaciones durante el parto, quistes y mayor riesgo de muerte de recién nacidos. Pueden darse también dolores durante las relaciones sexuales, trastornos psicológicos o, incluso, la muerte.        

Ablación, ¿una tradición?

STOP FMG
Imagen de Save the Children

La ablación es realizada sobre todo en el continente africano y es considerada una tradición donde se mezclan factores religiosos, culturales y sociales. Se considera que forma parte de una buena crianza y una forma de preparar a la niña para la vida adulta y el matrimonio.

Nos encontramos ante una práctica rodeada de ideales culturales equivocados que dan lugar a creencias arraigadas como:

  • “Para ser considerada una buena mujer hay que estar mutilada”.
  • “La mutilación aumentará las posibilidades de la niña para casarse”.
  • Se considera que reduce la libido de la mujer, lo que va a favorecer que llegue virgen al matrimonio y sea fiel a su marido.

Un problema universal

Resulta difícil creer que todavía en el siglo XXI sigan realizándose prácticas como la ablación, pero la triste realidad es que es un problema universal. Esta práctica se concentra sobre todo en 29 países de África y de Oriente Medio, pero la ablación también se sigue practicando en algunos países de Asia y América Latina, además de persistir en la población emigrante que reside en Europa Occidental, Norte de América, Australia y Nueva Zelanda.

Los datos son terroríficos, se calcula que a nivel mundial hay al menos 200 millones de niñas y mujeres mutiladas y que en la actualidad se mutilan cada año los genitales de tres millones de niñas.

Si nos centramos en España, hay datos de organizaciones no gubernamentales que muestran que 18.000 mujeres son vulnerables de ser sometidas a la ablación. De hecho, hay datos que muestran que llegan a atenderse anualmente una media de 600 mujeres, procedentes de países africanos, víctimas de esta práctica.  Son datos estremecedores.

Diversas organizaciones mundiales están luchando para terminar con estas prácticas, pero está siendo un trabajo duro por el peso de su tradición. Afortunadamente se ha conseguido prohibir la ablación en un total de 59 países. Recientemente Sierra Leona, donde estaba bastante arraigada esta tradición, ha prohibido la mutilación genital femenina con efecto inmediato.

Queda mucho por hacer, está claro, pero no hay que dejar de trabajar para concienciar y sensibilizar a toda la población mundial sobre esta práctica tan inhumana y despiadada.

 

“La violencia contra las mujeres y las niñas es una de las violaciones de los derechos humanos más extendidas, persistentes y devastadoras del mundo”

Iniciativa Spotlight

 

 

 

 

 

 

Esta entrada tiene 2 comentarios

    1. Más Allá del Placer

      Thank you very much for your positive comment!!

Deja un comentario

Cerrar menú
×

Carrito